Te amo. No, no te amo.

No se que está pasando ultimamente.
No se que ME está pasando ultimamente.
Nunca tuve demasiados bloqueos en mi vida y salvo contadísimas ocasiones nada me perturbó lo suficiente como para trabar algunas partes de mí. Obvio, hay partes que están ya trabadas pero desde siempre.
Y vengo teniendo una buena vida. Aún viviendo en una plaza, aún deprimido y tirado en una cama, aún en los intentos de suicidio (la mayoría. No, todos intentos grotescos y mas cómicos que trágicos) que pasaron alguna vez, hasta acá nunca había pasado esto de tener una cosa molestándome tanto como un pellizco constante en el culo.
En un principio creí que se trataba de amor. De amor de primaria para ser mas exacto.
Amor de escuela primaria.
Cuando uno es chico y todavía no entiende los sentimientos porque nadie nos explica como funciona nuestro pecho, ve a a chica de la que está enamorado y como no sabe que lo que pica en la panza y estruja el cogote es amor, no entiende nada de nada.
Y se angustia, y le duele el cuerpo y llora y se le caen los ojos y se pelea con el que le ganó jugando a las figuritas.
Y la mira y se muere un poco cuando ella no devuelve la mirada o se ríe con otro. Y peor si el otro es ese otro. El que siempre sonríe y gana.
Y va donde está la chica y le pega, la empuja, pellizca, le tira el pelo.
Se enoja con ella porque ELLA es la responsable de su malestar.
Yo creí estar enamorado.
O al menos lo pensé.

Digo, tengo ahora 36 años y hago un intento constante de ser un ente racional y pensante. No me gusta equivocarme, me siento mal, me agarra colitis si me equivoco.

Esto sería algo así como "me cago si la cago". Mirá vos.

Entonces, en esta búsqueda de entender, llegué a la conclusión que estaba enamorándome.
Porque ella esta casi todo el tiempo en mi cabeza, porque verla aparecer me estruja y me deja chiquito. Porque ocupa la mayor parte de mis conversaciones.
Porque al escucharla todo mi ser se revoluciona.
Porque no puedo escapar al deseo incontrolable de agarrar mi pupitre y reventarselo en la espalda. Una y otra vez.
Una y otra vez.
Y otra vez.

Y yo que hace años deje de lado la violencia, que veo imagenes de agresiones y me pongo enfermo, que siendo un grandote cuando me atacan prefiero levantarme e irme a reaccionar, me encontré desconcertado ante este deseo de empujarla por la escalera, de clavarle en la espalda sus zapatos, de ahorcar su hermoso cuello con la correa de su cartera, con todo este impetu inmanejable que despierta en mi interior como sarpullido incontrolable.
De nuevo, como a los 10.
Como cuando VOS, el negrito mas fachero de la escuela nro 0475 Bernardino Rivadavia de Rafaela hacías que ELLA sonría todo el tiempo y yo tuviese que correr a refugiarme en el baño y soportar perder mis figuritas mas preciadas antes que verla con vos.
De nuevo como a los 10, sí. Pero mas febril.
Y bueno.
Como dice Abuela Cori hay cosas que nunca vas a entender Javierito.
Entonces, volviendo... en este intento de entender todo lo que me pasa, me dije "salame, te enamoraste de Cristina".
De CRISTINA. Así, todas mayúsculas.
Ella.
De todas, ELLA.
CRISTINA.



Pero no, que algo he aprendido.
Y no, no es amor. Es solo revolución. Es impotencia.
Es lo que antes me jodía ahora me rompe terriblemente las pelotas.
Es la unión de algunas cosas.
Siempre supe y me molestó saber que los que gobiernan te cojen en algún punto. Y a la vez es como un hecho implícito, innato. Algo contra lo que no podemos hacer demasiado.
Porque si, bla bla bla, si no queres que te mientan votá bien.
Mentira.
El poder corrompe y ante eso no me vengan con discursitos sobre elegir la persona correcta. Ya está comprobado que no existe.
Siempre también deteste la prepotencia, el maltrato.
Y más la arrogancia.
Sumamos todo y ahi está Cristina.
Entonces de golpe yo que siempre dije "cojer te van a cojer pero al menos que sea amablemente" veo que ahora me cojen, pero además cuando se salen me escupen y me afanan la campera.
Y me dí cuenta que no me gusta. Pero para nada.
También creo que es el hecho de estar volviendome un poco viejo.
Por que no?
Tal vez me desubica este sentimiento porque es nuevo.
Cristina, entre otras cosillas, logró lo que hasta ahora nadie había logrado.
Bloquearme.
Me enoja, me molesta, me zumba en el oído. Me obliga a gesticular y hablar de cosas que conozco muy por arriba.
Por ahora no me quita el hambre, pero como vienen las cosas no sé hasta donde llegara esta obsesión.
En fin...todo para explicar que no puedo escribir.





No tiene nada que ver, pero... hace tantos tantos tantos años que no tengo sexo arriba de un auto. Claro, hace tantos años que no tengo auto.
Uffs, hasta la próxima.
Que todo pasa.

Mamá y Papá me quieren.

Viajá a Salta este fin de semana.
Traslado, comida, MAS 150 pesos por cabeza (cabezas de ganado...obvio).
Sé un auténtico peronista con Cristina y Néstor.

O bien, sé terrorista y pagá 80 pesos para ir a Rosario y ayudá a los hijos de Satanàs a sembrar (je!... "sembrar") las semillas del caos oligarquico.

NO TE QUEJES DICIENDO A GRITOS QUE CRISTINA Y NESTOR NO SE PREoCUPAN POR EL PUEBLO Y NO TE DAN DE COMER.

Quiero.-

Quiero ser adorado.
Querido.
Idolatrado.

Que me lean y dejarlos patidifusos ante el vómito de mis mejores flores.

Quiero un santuario en cada casa.

Quiero ser el Charly de los ´80.
Dormir en abanicos de plata.

Quiero tener a mi alcance un mundo de sueños y posibilidades.
Ser Brad Pitt, pero no tan rubio.
Y quizás un poco mas tonto.

Quiero que me mires y digas
"como no te vi antes".

Quiero usar bata de cama
y reírme del hambre y las insatisfacciones.
Quiero la fama de la estrella de cine y la calma del mendigo.

Sí.
Quiero ser ESE.
Quiero irme en mi caballo hacia el atardecer mientras a la heroína se le cae una lágrima.
Sí.

Definitivamente...
quiero ser John Wayne.

Cronología de un dolor de cabeza

nunca es recomendable la combinación de viernes, semana de mierda, mente limada y Frank Sinatra.






así empezas...
...así seguís...
...así terminas.