Tomates

Podría decir que te extraño.
que nuestro tiempo juntos fue de lo mejor que ha pasado en mi vida.
que tu respiración fue mía, que te transformaste en la musa de mis días.

Podría tirarme dentro de tus ojos, y certificar con mi sangre que tu vida dio sentido a la mia.
Asegurar que cada mañana ver tus zapatos asomar debajo de la cama demostraba que todo estaba bien en el mundo.

Podría tomarte de la mano, y cantar a gritos como tu espalda a mi lado tuvo un significado, pero que varió, mutó y se transformó en sólo una espalda mas entre miles de espaldas cuando el que la acompañaba ya no era yo.

Podría intentar explicar cuanto te ame.
reconocer mis culpas y asumir mis errores.
hasta hacerme cargo de los tuyos.

Puedo, de golpe y porrazo y luego de tantos "podría", reconocer que no importa.
Que no es para tanto.
Que paso, y se fue.

Entonces... Podría decir que te extraño.
Pero por mas que intente hacerlo, sólo tengo este revuelto de sensaciones que suele instalarseme luego de ver una película de domingo por la tarde.

Sí, esa misma.
Panza hinchada de maíz explotado y pecho símil congoja.
Que dura hasta la primer ida al baño.