Un post Obligatorio

Como te fue hoy?
Llegaste tarde al trabajo. Otra vez el quilombo de micros, paros, marchas y ocho etcs mas.
Un lunes normal, el gordo con cara de culo y tu compañera hablando y hablando del happy sábado.
Te llamo? no... no?
Viste, te dije que era un hijo de puta.
No te lo dije? Ufss, pero juro que lo pensé.
Tengo este problemita de ruteo entre mi mente y mi boca. A veces largo en voz alta y clara lo que estoy pensando cuando creo que no. Y viceversa.
Pero bueno, la boluda sos vos, como vas a abrirte de piernas a los quince de minutos de sonrisas y palabritas de caramelo.
Sí sí, ya sé que te sentís sola y una caricia es una tabla que te saca un poco del barro. Pero después te hundís hasta las tetas en ese mismo barro que detestás.
Pero igual nena, una cosa es tomar un café y otra distinta tomar un curso intensivo de tres horas de "a que esta pose no la conocías".
Oh, no fueron tres horas. Ni dos.
Una y con varias paradas en el medio.
Claro que si el victimario hoy te hubiese llamado este detalle no importaría.


Bueno, perdón. Sabés que me cuesta tapar mi bocota.

Mejor cambiemos de tema,querés? Laburo? Que tal?
Ohhhhh otra vez tú jefe insistiendo con incursionar en tu escote?
Y dale! Al menos a éste lo vas a ver el día siguiente. Y si sos buena y logras que el gordito piense con la cabeza chiquita y no use la de arriba, hasta podrías en un mes cambiar el mobiliario de tu departamento.
Ya ya ya ya, se que no sos así, mi sentido del humor no es agradable para los demás, admito.

pero si lo pensás mejor....

No sabés que hacer con tu vida. Te cuento un secreto, el noventa y cinco por ciento de los seres humanos estamos perdidos y metidos hasta las rodillas en una inmensa pileta de mierda y nos toca patear e intentar llegar al borde como podamos. Y en lo posible evitando salpicar al que está a tu lado.
Lo que intento decir dentro de mi increíble torpeza es que no está bueno abrirte a cualquiera que pase por tu vereda, te compre margaritas, un trago y te preste cinco minutos la oreja.
O sí, pero si lo haces al menos disfrutalo. Sin esperar un mañana de perdices y amaneceres diáfanos.


Bueno, no te aceleres. No te acuso, recrimino ni enjuicio.
He cometido errores para tres vidas. Y considerando que debo andar por la mitad de la actual, el prospecto no es de los mejores.
Pero... soy humano. Y argentino.
No sé arreglar mi mierda pero sin dudas puedo acomodar la tuya. Y si me das vía libre en un mes te acomodo el país. Y el vaticano. Y si me interesara el fútbol saco campeón del Universo a tu equipo preferido.
Y en medio de eso hago caminar a un paralítico.
Todo mientras tomo mi cervecita y hablo escupiendo pedacitos de maní.


Eh?
Que no te conozco?
Sí, es cierto.
Pero te leo en un blog nena, sé que calzón usaste hoy y sé quien te llama y quien no.
Cómo no voy a responderte.


Mundo virtual. Un poco confesionario, un poco papelera de reciclaje, tachito de basura.
All in one.
Un lugar donde intentar sanear lo enfermo de nosotros, o jugar a ser otro.



Sea como sea.
Usalo y disfrutalo.

En mi infierno, soy el Rey.
En el tuyo, la tabla que te brinda cinco minutos de paz.


Dueño de mis dolores y patrocinador de tus ausencias.

"Sin Tetas no hay Paraíso"

Haciendo zapping mirando nada de golpe aparece esto.
Esto.
Sin Tetas no hay Paraíso. (link link link!!! salame!!!!!!!)

Que tal?

Aparentemente es el nombre de una novela en un canal de los nuestros...
Primero me cuesta pensar que es algo "serio" (aunque serio y tele no sean compatibles). Después de un rato de asombro y de repetirme y repetirme "eh?! ma como??!!!!", se me abren las puertas de la percepción y veo que el autor acaba de escupirnos a la cara una de las verdades universales mas tapadas pero a la vez conocidas y populares sin ningún tipo de tapujo o verguenza.
Y la reputa, uno que anda pensando y pensando como escribir claro, directo y a un mismo tiempo decir cosas. Este lo hace en cinco palabras.


Lírica cochina. lírica... cochina!

Es al Pedo.

En el relato de I. Asimov, Andrew no coge con la nieta de Jovencita.
Ni se le cruza la intención.
E imagino tampoco es dueño de la cara de queso que tiene Robin Williams.
Algo estos años había frenado mi intención de ver la película (Hombre bicentenario).
Ahora ya sé porque.
Viejo, hay que hacerle caso a las corazonadas.