El mejor modo que encontré de no estar con vos, ha sido no estar conmigo.
Poner el pecho en hielo.
Llamarme con otros nombres.
Desconocer urgencias.
Miorrelajantes para el alma.
Y mirar para un costado...